noviembre 5, 2021

Originalidad: ¿la fomentamos en nuestras aulas?

Autora: Dra. Zeenath Reza Khan, profesora auxiliar de ciberética en la Facultad de Ingeniería y Ciencias de la Información de la Universidad de Wollongong en Dubái.

Cuando una vez organicé un taller para una clase de primaria, en lugar de pedir a los alumnos que sacaran lápices para escribir, les pedí que encontraran alguna forma de escribir (una tarea). Pensé que simplemente sacarían sus lápices. No sabía lo creativos y originales que podían ser los estudiantes. ¡Desde crayones hasta tizas, pasando por marcadores, lápices de colores y resaltadores; algunos fueron más allá y eliminaron el papel por completo y sacaron sus pizarras de dibujo o pizarras blancas!

¿No es extraño que queramos que los alumnos sean innovadores, creativos y originales cuando los evaluamos, pero con qué frecuencia enseñamos realmente y de forma explícita la originalidad? ¿Con qué frecuencia la fomentamos, reconocemos o validamos explícitamente?

Hay algunos sistemas escolares que, hasta la fecha, dependen en gran medida del aprendizaje memorístico y de la repetición de lo que aparece en los libros para demostrar el logro de dichos resultados de aprendizaje. He oído decir muchas veces que hay que tener más normas para «perfeccionar» el desempeño de nuestros alumnos. En la clase de arte, se suele tener que «ver» y practicar. En el deporte, se practican técnicas y se entrena. En los experimentos, se pide que los «repitan» hasta obtener los resultados mencionados.

¿Con qué frecuencia nos detenemos para fomentar realmente la resolución de problemas en lugar de limitarnos a responder a una pregunta o hacer sugerencias? 

Debe haber un equilibrio a la hora de fomentar la originalidad

We encourage our students to engage with the content, but how often do we as educators entertain and encourage students to critique content? Even when it comes to grades, we as educators are sometimes expected to have to defend or explain why our class’s marks are not normalized – what is the “benchmark” we are following when grading?

Pero, de nuevo, debe haber un equilibrio. En la carrera por fomentar la originalidad, tampoco podemos prescindir de la estructura en el aula (¡imagina la escena de Un detective en el kínder con Arnold Schwarzenegger y los niños corriendo por toda la habitación y literalmente pasándole por encima!).

Todo lo que hacemos tiene que tener un equilibrio. La originalidad es vital para que los estudiantes se sientan más seguros de sí mismos, lo que les permite darse cuenta de su propio potencial y los ayuda a crecer. A menudo he visto que, cuando se permite a los estudiantes ser originales en la forma en que responden en clase o cómo eligen hacer sus evaluaciones, más comprometidos están con la máxima comprensión y aplicabilidad del contenido.

Pensar de manera diferente

Siempre me aparté de lo normal y eso puede ser aterrador, a veces decepcionante, e incluso desalentador. Pero también he tenido suerte porque tuve padres que me han elogiado, mis profesores (algunos de ellos) se deleitaron con mi forma de pensar y cuestionar, y mis amigos me animaron y me hicieron sentir querida.

Es vital que, como educadores, pongamos nuestro granito de arena para que los alumnos se sientan cómodos, apreciados, vistos y animados cuando piensan «de manera diferente».

He descubierto que, de hecho, algo tan sencillo como una lista de actividades para una lección concreta puede animar a los alumnos a convertirse en agentes de su propio recorrido de aprendizaje, decidiendo qué actividad van a realizar, en qué orden y cómo. Si bien es cierto que esto suele seguir una enseñanza estructurada, la mayor parte del tiempo de clase se dedica a este tipo de actividades en las que realmente solo soy una mediadora de su aprendizaje, más que una «profesora».

¿Se imaginan una guitarra y un cantante si menciono un tema de análisis de sistemas de software? ¡Pero ahí está: a través de poemas y representaciones en francés, pasando por canciones e incluso raps, he hecho que los alumnos presenten su comprensión de la fase de planificación del ciclo de vida del desarrollo de un sistema, para que luego me confirmaran que la razón por la que recordaron los pasos fue la forma en que cada uno fue presentado por los diferentes equipos en clase!

Cuando los alumnos alcanzan un nivel de comodidad con los contenidos, desarrollan una confianza y una pasión por el aprendizaje que superan las calificaciones y las notas.  He tenido estudiantes que han acudido a mí preocupados por sus notas, no porque fueran bajas, sino porque temían que eso significara que no habían entendido algo, cuando estaban seguros de que sí lo habían hecho. He visto que esta actitud abre las puertas a conversaciones sanas y de capacitación que están revestidas de integridad. Los estudiantes que han alcanzado este nivel rara vez piensan en la mala conducta académica porque para ellos su propio aprendizaje y lo que eso significa para su futuro tiene más importancia que las notas.

Hay que fomentar la originalidad a una edad temprana

La originalidad tiene que empezar de joven. Cada vez que le decimos a un niño «así no se hace», deberíamos pararnos a pensar: «¿no es así?»; o bien, «¿no podría ser otra forma que no sabía que era posible?». Si somos capaces de ofrecer un espacio seguro para que los alumnos prueben su originalidad sin que nadie los reprima y al mismo tiempo fomentamos el pensamiento de orden superior y el aprendizaje profundo, seguro que ayudaremos a construir una cultura de integridad que no podrá verse amenazada por una mala nota o una mala práctica docente en el futuro.

Más blogs sobre la originalidad:

This website uses cookies to improve the site’s overall user experience and performance. Read more here.