septiembre 16, 2021

Las mejores maneras de promover la originalidad en cada tarea

Autor: Dr. Mark Glynn, Jefe de Mejora de la Enseñanza, Universidad de la Ciudad de Dublín

Fraude: engaño ilícito o delictivo con el que se pretende obtener un beneficio económico o personal

Comencemos con una simple pregunta: ¿cómo sabemos que el pensamiento de nuestros alumnos es original?

Si un estudiante presenta una idea o un trabajo de otra persona como propio en una tarea, eso es un fraude. Es un engaño que tiene como resultado un beneficio personal. Para evitar que se produzca hay que conocer la causa. Según Cressey (1953), el fraude se produce por tres factores: oportunidad, presión y racionalización.

Cressey presentó los tres factores como un triángulo, afirmando que cuanto mayor sea el tamaño del triángulo, mayor será el potencial de fraude. Si se reduce alguno de estos tres factores, el triángulo se reducirá en tamaño, es decir, las posibilidades de fraude se reducen. Es cierto que su contexto es el mundo bancario, a diferencia del mío, que es la enseñanza superior, pero creo que hay muchas similitudes en este caso. 

El triángulo del fraude

Desglosemos cada uno de los factores del triángulo del fraude de Cressey y apliquémoslos a la educación:

Racionalización

Una de las mayores formas de reducir la racionalización de que está bien hacer trampas es aumentar las posibilidades de ser descubiertos. Un estudiante puede racionalizar en su propia cabeza que si elige un sitio web o un artículo pocos conocidos las posibilidades de que su profesor sepa de ellos son menores, y así se introduce el razonamiento de «seguro que no me descubrirán». Pero si el profesor utiliza un software de comparación de textos para cada entrega de tareas, las posibilidades de que el estudiante sea descubierto aumentan considerablemente.

Pero la racionalización es más que eso: los estudiantes pueden decir que tienen demasiados plazos de entrega de tareas muy seguidos, por lo que tienen que tomarse un respiro y hacer trampas. Los estudiantes pueden seguir racionalizando diciendo lo siguiente: «No sabía lo que tenía que hacer, así que recurrí a los envíos de los alumnos anteriores para saber qué hacer».  Como educadores, podríamos y deberíamos proporcionar criterios claros para cada tarea, idealmente acompañados de ejemplos, o proporcionar un tiempo de debate (virtual o en persona) para responder preguntas sobre la tarea.

Los estudiantes pueden racionalizarlo ante sus amigos planteando lo siguiente: «Si me ayudas con esta tarea, yo puedo ayudarte con la siguiente». Cuando proporcionamos formación a los estudiantes sobre cómo citar y referenciar correctamente, también tenemos que incluir una formación que les ayude a distinguir entre la colaboración y la colusión, destacando las consecuencias de dar demasiada ayuda a los compañeros y también los peligros de servicios como las fábricas de ensayos.

Oportunidad

¿Cómo podemos reducir la posibilidad de hacer trampas? Al igual que en el caso de la racionalización, hay muchas formas de abordar la oportunidad. Hay una cantidad sorprendente de educadores que siguen utilizando el mismo examen año tras año. Simplemente variar el tema puede funcionar bastante bien para reducir la oportunidad de hacer trampa. Además, según mi experiencia, es menos probable que las personas hagan trampas cuando trabajan en grupo, ya que necesitan racionalizar y convencer a los demás miembros del equipo. Además, saben que si las pillan, los demás miembros del grupo también pueden verse afectados.

La personalización de la evaluación también es una estrategia muy eficaz, en contraposición a limitarse a utilizar temas genéricos, ya que los estudiantes tendrán que relacionar el tema con ellos mismos o con su entorno y les será más difícil recurrir a la ayuda de terceros, como los servicios de escritura fantasma. Esto también contribuye a mejorar la autenticidad de la evaluación, que siempre es deseable, ya que las evaluaciones auténticas mejoran el aprendizaje.  

Presión

La sobreevaluación es un término que se ha utilizado mucho en los últimos tiempos, pero en la mayoría de los casos no se trata de una sobreevaluación, sino más bien de una evaluación mal coordinada, con plazos programados para el mismo momento. Esto puede poner a los estudiantes bajo presión, lo que puede llevar al fraude. Una simple visión programática de las evaluaciones para los profesores puede servir para identificar fácilmente los «puntos de conflicto» de los plazos por adelantado, y ajustar esos plazos en consecuencia puede ayudar a reducir la presión sobre los estudiantes.

Otra forma de reducir la presión sobre los estudiantes es proporcionarles criterios de calificación claros, ejemplos de entregas anteriores y un calendario típico para la tarea. Estas breves y sencillas soluciones pueden tener un gran impacto en los estudiantes con respecto a la reducción de la presión.

La última sugerencia con respecto a la reducción de la presión está relacionada con el diseño universal para el aprendizaje (UDL, por sus siglas en inglés). Algunos estudiantes pueden tener dificultades con determinados tipos de tareas, por ejemplo, la presentación frente a sus compañeros de clase o la redacción de ensayos largos. Darles a los alumnos la posibilidad de elegir cómo presentar su aprendizaje ante usted también puede ser realmente impactante. El punto clave aquí es que tienen que demostrar que han alcanzado el resultado del aprendizaje. La cuestión no es cómo lo logran, sino su trabajo y su pensamiento.

Conclusión

La pregunta inicial era cómo sabemos que el pensamiento de nuestros alumnos es original. La respuesta es esta: no es tan fácil de saber, pero podemos adoptar una estrategia multifacética para apoyar y animar a nuestros estudiantes a ser originales reduciendo las posibilidades de fraude.

Como parte de un proyecto financiado por Erasmus plus, «Integrity», hemos recopilado formas de mejorar la integridad académica a través del diseño de las evaluaciones (12 principios de diseño de las evaluaciones), junto con un conjunto de recursos para ayudar a los académicos a diseñar evaluaciones que mejoren la integridad académica.

Referencias y sitios web útiles

Diseño de las evaluaciones, Universidad de la Ciudad de Dublín, consultado el 28 de agosto de 2021

Cressey, D.R. (1953) Other People’s Money A Study in the Social Psychology of Embezzlement, The Free Press, Glencoe,IL

Red Europea de Integridad Académica, consultado el 28 de agosto de 2021

«Fraud» Oxford Languages & Google, consultado el 28 de agosto de 2021

Red Nacional de Integridad Académica, Quality & Qualifications Ireland, consultado el 28 de agosto de 2021

Más blogs sobre originalidad:

This website uses cookies to improve the site’s overall user experience and performance. Read more here.